¿QUE SON LAS BOSQUE ESCUELAS?

Las Bosque Escuelas y la (Re)Conexión con la Naturaleza

 

Piensa en tu recuerdos de infancia más preciados. ¿Qué contienen? En los míos están mi hermana, mis primos, mis amigos y, siempre, la naturaleza de fondo. En forma de bosque, de playa, o de una pequeña parcela abandonada junto al parque de Barcelona donde pasé la mayoría de las tardes de mi infancia. No era más que un terreno sin edificar el que, con los años, se lo había comido la maleza. Le llamábamos “la Fi del Món” (el Fin del Mundo) y allí viví, tras la salida del colegio, pequeñas grandes aventuras tarde tras tarde. ¿Cómo van a ser los recuerdos de tus hijos o tus alumnos?

Los tiempos han cambiado, no nos sentimos seguros, no tenemos acceso a zonas verdes y lo peor, no tenemos tiempo… Todos conocemos las causas y el resultado: hoy en día nuestros niños pasan la mayor parte de su tiempo entre 4 paredes y apenas tienen oportunidad de jugar y aprender al aire libre, en contacto con la naturaleza. Las Bosquescuelas nacen de esta necesidad de (re)conexión con la Naturaleza porque el vínculo con nuestro entorno es vital para nuestro desarrollo.

El movimiento de las Bosquescuelas o Escuelas Bosque es muy reciente en España pero tiene décadas de historia en otros lares como los países nórdicos o el Reino Unido (donde me formé y donde ejerzo) y se ha visto influenciado por diferentes pedagogos y filósofos, desde Pestalozzi a Fröbel, pasando por Rudolf Steiner o María Montessori. Podríamos marcar su origen en el concepto Friluftsliv de los países Escandinavos. Friluftsliv se traduce literalmente como libertad-aire-vida y hace referencia a una filosofía de vida basada en la conexión profunda con la naturaleza y la vida al aire libre.

No hay dos proyectos de Escuela Bosque iguales como no hay dos personas iguales, pero sí que compartimos una misma esencia que se traduce en unos beneficios claros. Esta esencia, este cambio de mirada, lo podemos experimentar todos, guías de Bosquescuelas, padres, docentes… No importa si disponemos de una pequeña arboleda cercana, una playa o un parque en medio de la ciudad, las sesiones de Bosquescuelas deben ser un proceso inspiracional: no hay limitaciones, hay oportunidades. En nuestro caso, la filosofía de las Bosquescuelas ha permeado hacia nuestra vida familiar y nos acompaña en todo momento. Incluso cuando vamos hacia el súper a por las 4 cosas que siempre faltan y nos detenemos a contemplar un insecto que trepa por un muro.

Antes de pasar a lo concreto y repasar los ingredientes básicos para un proyecto de Escuela Bosque, quiero aclarar que cuando hablo de Bosquescuelas no me estoy refiriendo a un edificio/escuela situado en un entorno natural. Probablemente hayas oído hablar de las guarderías escandinavas o alemanas en medio del bosque, donde los niños van a diario, nieve o hiele. Este es un tipo de modelo de Bosquescuelas adecuado para los niños en edad pre-escolar. A veces se dispone de una pequeña cabaña o refugio que se usa principalmente de almacén pues los niños pasan la mayor parte del tiempo (generalmente la mañana, 5 días a la semana) a la intemperie. En España tenemos algunos proyectos de este tipo (podéis buscarlos en Ludus), centrados en niños de 2 a 6 años, en que los infantes asisten a diario, pero este es sólo un modelo.

¿Qué pasa a partir de los 5-7 años?

En el Reino Unido, las sesiones de Escuela Bosque (Forest School) complementan todo tipo de proyectos pedagógicos o incluso terapéuticos. A partir de los 5-7 años, las necesidades de los niños son muy diferentes y es entonces cuando las sesiones de Bosquescuelas pueden ser una experiencia mucho más profunda.

Generalmente, las sesiones transcurren en paralelo a otros proyectos educativos (colegios públicos o privados, alternativos o tradicionales, homeschooling o unschooling…) y los niños asisten de forma regular, una o dos mañanas/días por semana.

También hay quien hace sesiones de Escuela Bosque como una actividad extraescolar (una tarde a la semana), como una actividad para familias, para complementar proyectos de educación especial, como terapia… hay muchas formas de aplicar la filosofía de las Bosquescuelas y mi ilusión es que los diferentes modelos empiecen a florecer también en España.

La esencia de las Bosquescuelas

A continuación voy a definir los principios básicos de las Escuelas Bosque. Estos principios fueron definidos por la Forest School Association que, durante varios meses, consultó guías de Escuela Bosque de todo Reino Unido para llegar a un consenso. Mi esperanza es que pronto tengamos en España un organismo similar (sin empresas privadas detrás) que sirva para regular, coordinar y crear un marco de referencia para nuestro país.

Proceso a largo plazo. Sesiones regulares

La Escuela Bosque es un proceso a largo plazo donde se realizan, de forma regular, sesiones en el entorno natural. Este punto es importante para que las relaciones humanas puedan florecer y desarrollarse, alumnos y guías necesitan tiempo para conocerse y establecer vínculos. También es importante para conectar con el entorno natural. Visitar un mismo lugar de forma regular permite ver cómo cambia con el paso de las estaciones y, en definitiva, permite conocer el espacio con mayor profundidad. Es esta profundidad la que nos lleva realmente a reconectar con la naturaleza y sentir que formamos parte de algo mayor, con todos los beneficios emocionales que esto conlleva.

En bosques locales

Las sesiones de Bosquescuelas tienen lugar en el entorno natural, preferiblemente en una zona con árboles. El bosque, por su naturaleza multisensorial, se convierte en la mejor aula que podemos ofrecer a nuestros hijos y alumnos. La variedad de recursos que ofrece es prácticamente ilimitada y dichos recursos son de gran valor educativo. Podemos crear el mejor patio del mundo, con estructuras para trepar, zona de agua, areneros, cocinitas de barro, columpios, etc… o podemos ir al bosque que nos lo ofrece todo y mucho más.

Desarrollo Integral

Las Bosque Escuelas tienen como objetivo el promover el desarrollo integral de todos los involucrados, fomentando alumnos resilientes, seguros de sí mismos, autónomos y creativos. En las sesiones de Escuela Bosque, desarrollar la inteligencia emocional es igual de importante que trabajar en la resolución de problemas.

Actividades de riesgo

La Escuela Bosque ofrece la oportunidad de participar en actividades “de riesgo” adecuadas para cada alumno. La gestión de riesgos es crucial para el guía pero también para el alumno. Nuestra meta no consiste en eliminar todos los riesgos de la vida de los niños, consiste en darles herramientas y soporte para gestionarlos, teniendo siempre presente el grado de madurez de cada infante.

Centradas en el alumno

Las Bosquescuelas usan un amplio abanico de propuestas centradas en los alumnos para crear una comunidad para el desarrollo y el aprendizaje. Se escoge hablar de centrado en el alumno en lugar de dirigido por el alumno para remarcar el rol del guía. Los niños dirigen su aprendizaje la mayor parte del tiempo pero el guía está siempre ahí para enriquecer la experiencia, ofrecer apoyo, herramientas y conocimiento. Las sesiones tienen también una estructura básica que sirve de marco de referencia. Al mismo tiempo, deber ser flexibles para poder dar respuesta a los intereses de los alumnos.

Guía con formación específica

En el Reino Unido, las sesiones son lideradas por guías con titulación de nivel 3 de Bosque Escuela (Forest School). Los guías tienen que mantener y desarrollar su práctica profesional y poseer titulaciones de primeros auxilios al aire libre y primeros auxilios pediátricos. En España no existe aún una titulación homologada similar pero se está trabajando para crearla. Para mi, la formación es crucial pues debe permitir integrar muchos conocimientos y al mismo tiempo, ser vivencial y contextualizada para que el guía pueda realmente ponerla luego en práctica.

Existen muchos proyectos de educación al aire libre pero si debo escoger un solo factor diferenciador, me quedo con la contextualización. En las Escuelas Bosque, los aprendizajes siempre tienen un contexto y los alumnos hacen un uso efectivo de aquello aprendido. Os dejo con una reflexión sobre la importancia de aprender mediante la experiencia.

¿Qué entendemos por conocimiento? Podríamos decir que el conocimiento es aquello que nos permite entender el mundo que nos rodea. Desde esta perspectiva, no deberíamos juzgarlo por su cantidad sino por su utilidad. Una buena idea es aquella que te ayuda a entender algún aspecto de tu realidad y te impulsa a navegar por tu mundo. Es precisamente la utilidad lo que hará que un conocimiento específico perdure, se integre.

Os pongo un ejemplo personal. Cuando estudiaba en la universidad, para superar las asignaturas de Botánica, tuve que memorizar cientos de nombres en latín, aprender a identificar muchísimos árboles y plantas, etc… Diez años más tarde, mis conocimientos de identificación de plantas y árboles son mucho más extensos pero no se deben a la memorización sino a la interacción y la integración. Aquellas plantas y árboles que se han cruzado en mi camino, que he usado para carvar cucharas, cuya corteza me ayuda a encender fuegos, cuyos frutos he recolectado para comer o preparar mermeladas o siropes, cuyas fibras me sirven para hacer cordaje… éstas son las plantas que forman parte de mi, que puedo identificar con los ojos cerrados y que no olvidaré. Lo que perdura es lo que se aprende mediante la experiencia.

Me gustaría que todos pudiéramos disfrutar de las Escuelas Bosque. ¿Me ayudas? ¡Comparte!

 

RECIBE LAS NOVEDADES EN TU EMAIL